Gestor naval y transportista

Hoy día nos encontramos con “managers” que operan flotas de buques pertenecientes a terceros armadores. Se publicitan como empresas que ponen sus buques a disposición de los cargadores con más o menos información de los armadores para los que trabajan. La Ley de Navegación Marítima se refiere a los gestores navales que se dedican a gestionar aspectos implicados en la explotación del buque, y pueden hacer referencia a la gestión comercial, náutica, laboral o aseguradora del buque. En un caso reciente se ha planteado la posición de un “manager” comercial cuando interviene en el transporte.

Una sociedad española contrató el transporte de 5.000 tons de ácido fosfórico para un viaje desde Huelva a un puerto en India. El fletador en la pólizas era la sociedad española vendedora y como fletante aparecía la sociedad “Z Singapur Ltd c/o Z España SA as Commercial Manager”. Según los registros públicos conocidos, el armador del buque era Z Singapuer Ltd y el buque se operaba por una  sociedad distinta desde la India.

Cuando el buque llegó a destino parte de la mercancía se había solidificado y se entregó una cantidad menor a la que se había cargado, dando lugar a una reclamación por mermas o falta de entrega de mercancía. Se planteó la reclamación en España frente a Z Singapur Ltd y frente a Z España SA. Esta última dijo que no podía ser demandada porque el armador era una tercera sociedad, se alegaba que no puede haber dos armadores al mismo tiempo y que Z España SA era un mero agente comercial bajo comisión o agencia. No prosperó esta tesis y fue condenado a pagar por la merma de mercancía.

El caso se resolvió conforme a la situación anterior a la Ley de Navegación Marítima, pero la Audiencia Provincial anunció que el mismo resultado se obtiene si se hubiera aplicado la Ley en estos casos. Dice que la actividad del transporte no está incluida dentro de la gestión naval como auxiliar del naviero en la explotación del buque, reservada a la gestión comercial, náutica, laboral o aseguradora del buque, y destaca: “si el Gestor Naval concertara contratos de transporte, se estima que lo hará en otro concepto, por lo que asumirá los derechos, obligaciones y responsabilidades de esta otra figura de cuyas competencias se ha apropiado. Insistimos, no cabe asemejarlo a un gestor naval o náutico para aducir que carece de responsabilidad.”

Una buena noticia para los cargadores frente a los “managers” que intervienen en el transporte actúen o no en nombre del armador.

Escriba una contestación o un comentario